Las alcaldías advierten a los fabricantes de vehículos: “La salud de nuestros hijos es más importante que la salud de vuestros beneficios”

Los alcaldes de París, Copenhague, Seúl y Medellín han hecho un llamamiento a la industria del automóvil para que deje de fabricar coches de gasolina y diésel lo antes posible con el fin de proteger la salud infantil en ciudades de todo el mundo. Tras la publicación hoy de un alarmante informe realizado por la Organización Mundial de la Salud (OMS), las alcaldías han instado además a todas las ciudades del mundo a ponerse del lado de sus habitantes más jóvenes firmando la Declaración de Calles Verdes y Saludables de C40. Al firmar esta declaración los alcaldes se comprometen a adquirir exclusivamente autobuses con cero emisiones a partir de 2025 y a garantizar que importantes zonas de sus ciudades sean cero emisiones para 2030.

“Los niños de París y de todas las ciudades del mundo tiene un derecho fundamental: respirar aire limpio”, afirmó Anne Hidalgo, alcaldesa de París y presidenta de C40. “Ellos no tienen la capacidad de cambiar el ambiente en el que crecen y nosotros, como adultos responsables y líderes políticos, debemos actuar en su nombre. Los alcaldes y alcaldesas de las urbes más importantes del mundo estamos transformando el modo en el que los habitantes se mueven por la ciudad, pues fomentamos que caminen, usen la bicicleta y el transporte público limpio con iniciativas como la Declaración de Calles Verdes y Saludables de C40. Los datos que ha publicado la OMS hoy revelan que debemos seguir tomando medidas. Insto a todas las ciudades del mundo a unirse a nuestra lucha para enviar un mensaje contundente a los fabricantes de vehículos: la salud de nuestros hijos es más importante que la salud de vuestros beneficios”.

“Si queremos mejorar la calidad del aire y proteger la salud de nuestros hijos, debemos solucionar el problema de contaminación que provocan los vehículos de gasolina y diésel en nuestras calles”, explicó Frank Jensen, alcalde de Copenhague y vicepresidente de Ciudades C40. “Por ello insto enérgicamente a todos los fabricantes de vehículos a eliminar de forma gradual la producción de coches de gasolina y diésel y centrarse en alternativas sostenibles como los vehículos eléctricos. Nuestros ciudadanos, tanto los jóvenes como los mayores, tienen derecho a respirar un aire limpio”.

“El informe de la OMS muestra con claridad que los comportamientos cotidianos de los adultos están poniendo en peligro la salud de niños inocentes. Ningún adulto que viva en este planeta puede mirar para otro lado ante el dolor que provoca a los niños la contaminación del aire”, señaló Park Won-soon, alcalde de Seúl y vicepresidente de Ciudades C40. “La ciudad de Seúl sigue aumentando el número de vehículos eléctricos y vehículos de celda de combustible que circulan por sus calles con el fin de proteger a los niños de la contaminación del aire. Insto a los fabricantes de coches a aumentar de manera exponencial la producción de vehículos de cero emisiones de carbono y unirse así a nuestra lucha para limpiar el aire y proteger nuestro futuro: los niños”.

”Hoy estamos creando el futuro. Por eso, tomar acciones para mejorar la calidad de nuestro aire es un imperativo, no una opción,” explicó Federico Gutiérrez, alcalde de Medellín y vicepresidente de Ciudades C40. “Construir una ciudad y un planeta sostenibles, implica necesariamente trabajar por el bienestar de nuestra gente, especialmente de nuestros niños. Nos hemos comprometido a trabajar para ser una ciudad neutra de emisiones GEI, así que junto al sector privado firmamos un pacto por la calidad de nuestro aire que avanza positivamente. Hoy tenemos un mejor combustible y, paso a paso, vamos migrando hacia una movilidad eléctrica que nos permitirá respirar mejor. Todos contaminamos, todos aportamos a la solución: el compromiso debe ser individual y colectivo, para mejorar la calidad de la salud de los habitantes de nuestra región en el largo plazo”.

“Tokio aspira a convertirse en una ciudad con cero emisiones de CO2. En mayo celebramos en nuestra capital Tokyo Forum for Clean City & Clear Sky, una cumbre internacional en la que se reunieron 22 ciudades de todo el mundo para debatir sobre la gestión del aire de calidad”, explicó Yuriko Koike, gobernadora de Tokio y vicepresidenta de Ciudades C40. “Para seguir reduciendo la carga medioambiental, Tokio fomentará la adquisición de vehículos de cero emisiones,que no emiten CO2 ni gases contaminantes, como los vehículos eléctricos de batería, los vehículos híbridos eléctricos enchufables y los vehículos de celda de combustible. Haremos todo lo que esté en nuestra mano para aumentar la cuota de mercado de los vehículos de cero emisiones para el 50 % de las nuevas adquisiciones de coches en 2030 y, para ello, cooperaremos con las industrias del sector y apoyaremos el desarrollo de las tecnologías necesarias. Al ocupar la vicepresidencia de C40, Tokio trabaja codo con codo con las ciudades más importantes del mundo y continuará buscando soluciones a problemas ambientales para garantizar la salud de nuestro planeta y de nuestros hijos”.

“El informe asegura que exponer a un niño a la contaminación del aire desde una edad temprana puede afectar a su salud de por vida. La causa de la muerte de uno de cada cuatro niños menores de 5 años está relacionada, directa o indirectamente, con amenazas medioambientales. Este mismo mes el informe especial del IPCC sobre los impactos del calentamiento global de 1,5 ℃ ya había sido contundente al advertir que la contaminación producida por muchas de las mismas causas está a punto de convertir el cambio climático en un fenómeno sobre el que la humanidad no podrá ejercer ningún tipo de control”, afirmó Mark Watts, director ejecutivo de Ciudades C40. “Hoy en día no existen argumentos para refutar la necesidad moral y práctica de tomar medidas urgentes, valientes y de amplio alcance con el fin de reducir las emisiones y dar carpetazo a la era de los combustibles fósiles. Los ciudadanos exigen medidas que protejan a sus hijos, los alcaldes de las ciudades más grandes aprueban reglamentos para prohibir el uso de los coches más contaminantes en sus calles y para reducir de forma drástica las emisiones que generan edificios y residuos. Ha llegado el momento de que quienes más contaminan, entre ellos gobiernos y fabricantes de coches, den un paso al frente”.

El informe de la OMS, titulado Air Pollution And Child Health (La contaminación del aire y la salud infantil), insta “a quienes están al mando a tomar medidas contundentes para proteger a los ciudadanos más vulnerables que, además, carecen de voz: niños que tienen poco o ningún control sobre el aire que respiran”. Los alcaldes de las ciudades grandes ya se están comprometiendo a tomar las valientes medidas que son necesarias para lograr un aire seguro y limpio para todos, así como para alcanzar los objetivos más importantes del Acuerdo de París.

26 ciudades ya se han comprometido con Calles Verdes y Saludables: París, Copenhague, Londres, Tokio, Los Ángeles, Seúl, Barcelona, Medellín, Quito, Vancouver, Ciudad del Cabo, Seattle, Ciudad de México, Auckland, Milán, Roma, Varsovia, Oslo, Rotterdam, Heidelberg, Birmingham, Manchester, Honolulu, Oxford, Santa Mónica y West Hollywood. Los más de 80 000 autobuses que recorren las calles de estas 26 ciudades demuestras la transición hacia vehículos con cero emisiones que se está viviendo en las ciudades más grandes del mundo.


 

- FIN -

 

Notas:

Entre los hallazgos de Air Pollution And Child Health destacan los siguientes:

  • En todo el mundo, el 93 % de los niños menores de 18 años y aproximadamente 630 millones de niños menores de 5 años están expuestos a niveles de partículas finas en el aire (PM2,5) que superan los recomendados por la OMS.

  • En los países con ingresos medios o bajos, el 98 % de todos los niños menores de 5 años están expuestos a niveles de partículas finas en el aire (PM2,5) que superan los recomendados por la OMS.

  • En los países con ingresos altos, el 52 % de los niños menores de 5 años están expuestos a niveles de partículas finas en el aire (PM2,5) que superan los recomendados por la OMS.

  • 543 000 muertes de niños menores de 5 años y 52 000 muertes de niños entre las edades de 5 y 15 años se atribuyen a los efectos conjuntos de la contaminación del aire ambiente e interior en 2016.

  • Del total de muertes que se atribuyen a los efectos conjuntos de la contaminación del aire ambiente e interior en 2016, el 9 % eran menores.

Download PDF