Bogotá y Río de Janeiro se unen al compromiso mundial de los alcaldes y alcaldesas para garantizar un aire limpio para millones de ciudadanos

Bogotá y Río de Janeiro se unen a otras 35 ciudades comprometidas con la Declaración de Ciudades con Aire Limpio de C40, que presenta una visión compartida de aire limpio para todos, salvando miles de vidas y beneficiando a una población total de 150 millones.

Londres, Inglaterra (7 de septiembre de 2020) Hoy, con motivo del Día Internacional del Aire Limpio por un Cielo Azul, C40 se enorgullece de anunciar que la alcaldesa de Bogotá, Claudia López y del alcalde de Río de Janeiro, Marcelo Crivella, confirmaron su compromiso con la Declaración de Ciudades con Aire Limpio de C40. Así, la alcaldesa López y el alcalde Crivella se unen a los alcaldes y alcaldesas de todo el mundo, que representan a más de 150 millones de personas, para reconocer que respirar aire limpio es un derecho humano y comprometerse con las Directrices de calidad del aire de la Organización Mundial de la Salud (OMS) para 2030.

A través de esta Declaración e compromiso, que se dio a conocer por primera vez en la Cumbre Mundial de Alcaldes y Alcaldesas de C40 en Copenhague, Bogotá y Río de Janeiro se comprometen a usar su poder para establecer metas de contaminación que cumplan o superen los objetivos nacionales, implementar políticas sustantivas para un aire limpio para 2025 e informar públicamente sobre su progreso hacia estos objetivos.

Nueve de cada 10 ciudadanos de todo el mundo respiran aire que la Organización Mundial de la Salud considera peligroso, y la contaminación del aire causa 7 millones de muertes prematuras en todo el mundo cada año. La contaminación del aire no es solo una crisis de salud pública mundial, sino también una crisis arraigada en la justicia social: a menudo, la mala calidad del aire afecta más a las comunidades más vulneradas.

Actualmente las ciudades signatarias de la Declaración de Ciudades con Aire Limpio de C40 son: Ammán, Austin, Bangalore, Barcelona, Berlín, Bogotá, Buenos Aires, Copenhague, Delhi, Dubai, Durban (eThekwini), Guadalajara, Heidelberg, Houston, Yakarta, Los Ángeles , Lima, Lisboa, Londres, Madrid, Medellín, Ciudad de México, Milán, Oslo, París, Portland, Ciudad Quezón, Quito, Río de Janeiro, Rotterdam, Seúl, Estocolmo, Sydney, Tel Aviv-Yafo, Tokio, Varsovia y Washington D.C.

Juntas, estas 37 ciudades signatarias podrían evitar 40.000 muertes cada año al reducir los niveles promedio anuales de PM2.5 a las directrices de la OMS (10 μg/m3).

Las ciudades signatarias pueden implementar muchas políticas y medidas para mejorar la calidad del aire, incluida la expansión del transporte público con bajas o cero emisiones de carbono; crear zonas de cero emisiones; exigir y promover combustibles más limpios para calentar y cocinar; mejorar los incentivos y la infraestructura para apoyar el transporte a pie y en bicicleta, y establecer un monitoreo de la calidad del aire en toda la ciudad. Las ciudades también pueden abordar la contaminación del aire más allá de su control directo a través de la colaboración con los estados nacionales y las empresas. La Declaración faculta a los alcaldes y alcaldesas para hacer frente a la contaminación del aire y hace un llamamiento a otros responsables de las fuentes de contaminación del aire que cumplan este compromiso.

“El aire no saludable no se detiene en las fronteras nacionales o los límites de la ciudad, así como tampoco lo hace el COVID-19, y cada uno de ellos exige nuestra atención inmediata y una acción audaz y clara”, dijo el presidente de C40 y alcalde de Los Ángeles, Eric Garcetti. “El Día Internacional del Aire Limpio es un llamado de atención para enfrentar estos desafíos globales interconectados, salvar vidas mediante la reducción de emisiones y cumplir nuestra promesa de justicia ambiental para aquellas familias en primera línea de ambas crisis”.

Shannon Lawrence, Directora de Iniciativas Globales de C40, dijo: “Dadas las muchas dimensiones locales de los problemas de calidad del aire, los alcaldes y alcaldesas están en una posición única para abordar la contaminación del aire y proteger la salud pública. Estamos encantados de ver a alcaldes y alcaldesas de todo el mundo tomar medidas ambiciosas para hacer que nuestro aire sea más limpio y nuestras ciudades más saludables, y damos la bienvenida al liderazgo de Bogotá y Río de Janeiro en estos esfuerzos. El liderazgo de las ciudades será fundamental para combatir la doble crisis del COVID-19 y la emergencia climática ".

La alcaldesa de Bogota, Claudia López, manifestó que “la pandemia nos dejó de lección que tenemos que cambiar la manera en que trabajamos, consumimos y nos transportamos. Debemos cambiar los hábitos de vida aprendiendo a quemar menos gasolina y diésel y movilizándonos de forma diferente; este desafío nos enseñó que tenemos que caminar más y hacer un mayor uso de la bicicleta en las ciudades. No podemos volver al pasado, esta es una oportunidad para transformar nuestras sociedades siendo más responsables y sostenibles.”

Río de Janeiro también firmó la Declaración Calles Verdes y Saludables de C40, a través de la cual la ciudad se ha comprometido a adquirir buses con cero emisiones a partir de 2025 y asegurar que los centros de nuestras ciudades son cero emisiones para 2030.

Download PDF